• Aguascalientes de México

REVISIÓN DE LA PF A FONDO AL SENADO DESPUÉS DEL LIBRO BOMBA

Luego que la morenista Citlalli Hernández abriera el miércoles un paquete que estalló en sus manos, sin que le provocara lesiones graves, el Senado reforzó ayer sus medidas de seguridad, en un operativo que incluyó el ingreso de un equipo de la Policía Federal (PF). Tres elementos del Grupo de Operaciones Especiales de la PF inspeccionaron las 128 oficinas de los legisladores a petición del Senado, mientras que la de Hernández permanecía sellada con cintas de seguridad.

La supervisión comenzó del sexto nivel de la torre de oficinas hacia bajo, con el apoyo de un perro detector de explosivos, Chita, de siete años de edad.

«En sí estamos inspeccionando, a petición del Senado», explicó uno de los uniformados. A las 6:00 horas, se informó, el salón de plenos y el recinto donde sesiona la Comisión Permanente fueron objeto de una minuciosa supervisión.

El senador priista Manuel Añorve fue uno de los pocos estaba en su oficina a la hora en que comenzó la revisión de la PF y, después de permitirla, se tomó una foto con Chita.

El personal de seguridad revisó además bolsas y mochilas a los visitantes y trabajadores, checó las cajuelas de los vehículos que ingresan a los tres niveles de estacionamientos y la parte inferior de los automóviles fue revisada con la ayuda de espejos.

Desde hace al menos dos meses, varios senadores habían advertido ante la Junta de Coordinación Política que hacía falta reforzar las medidas de seguridad del recinto.

Tras el incidente con la senadora Hernández, legisladores consultados hicieron notar que el edificio parlamentario resentía un «relajamiento» en las medidas de seguridad.

«En la Junta de Coordinación ya habíamos manifestado la falta de reforzamiento en las medidas de seguridad», explicó un senador.

El presidente de ese órgano, Ricardo Monreal, concedió la razón a sus colegas y se comprometió a trasmitir la inquietud al presidente de la Mesa Directiva, Martí Batres, el responsable de la seguridad.

Monreal aclaró ayer que el reajuste en el presupuesto del Senado no afectó el rubro de la seguridad, aunque reconoció que no hay detectores de explosivos.

«Se disminuyeron sueldos, privilegios, seguros, gasolinas, todo eso se disminuyó, todo lo que iba a senadores, casi el 50 por ciento. Pero la parte de seguridad, actualización, equipo técnico, todo eso no: sigue, se incrementó. Eso va a seguir porque es parte de los instrumentos que requiere el Senado para su trabajo», indicó.

A través de un «documento informativo», el Senado explicó los protocolos de seguridad aplicados tras la recepción desde el lunes del paquete destinado a la morenista Hernández. Detalló que la vigilancia en el recinto se le solicitó al mensajero una identificación oficial y un registro de ingreso, mientras que el paquete pasó por una revisión a través del arco detector de metales y la máquina de inspección por rayos X.

LOGO OFICIAL 2022.png