• Aguascalientes de México

A un mes de que quemaran a nilo otomí presidente de México pide dar seguimiento al caso.

El 6 de junio, Juan Pablo, un niño de 14 años perteneciente al pueblo hñähñu (otomí), fue quemado en por sus compañeros de clase de una telesecundaria en Querétaro. A un mes de los hechos, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pidió a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) dar seguimiento al caso.


La víctima fue quemada por sus compañeros al interior del salón de clases por dos de sus compañeros de escuela, ubicada en la colonia El Salitre. Le rociaron alcohol y posteriormente le prendieron fuego, dejándolo con lesiones de segundo y tercer grado.


Durante su conferencia matutina, el presidente aseguró que pediría a la secretaria Rosa Icela Rodríguez entablar comunicaciones con las autoridades de Querétaro para revisar los avances en el caso y, de no haberlos, la Fiscalía General de la República (FGR) podrá atraer el caso.


“Seguramente ellos están haciendo una investigación y si vemos que no se está actuando, pues entonces sí procedemos al mecanismo de atracción del caso, le solicitamos a la Fiscalía respetuosamente que considere atraer el caso”, dijo.


El presidente, López Obrador, agregó también que la Secretaría de Salud atenderá la solicitud de sus padres para apoyar al adolescente que fue agredido.


La Fiscalía General de Querétaro informó el 24 de junio que los dos presuntos responsables de haber quemado a Juan Pablo fueron vinculados a proceso por los delitos de lesiones dolosas. A ambos se les impusieron medidas cautelares de vigilancia y presentación periódica, así como la prohibición para salir del estado y acercarse a la víctima.


Los acusados rociaron con alcohol a Juan Pablo, para después encenderlo dentro del salón de clases. Al no haber obtenido la ayuda médica pertinente en el momento adecuado, el niño quedó gravemente herido y permanece hospitalizado.


LOGO OFICIAL 2022.png