• Aguascalientes de México

Academia de danza "Break the Floor" es acusada por alumnos de abuso sexual.

Todos los años, una de las más prestigiosas compañías de competencias de danza del mundo atrae a millones de jóvenes con la posibilidad de hacer realidad su sueños de fama en el cine, la televisión o el escenario. Pero detrás de las luces y el ritmo pegajoso, algunos denuncian haber sido abusados sexualmente por el fundador de la compañía, así como por maestros y coreógrafos, según una investigación de la agencia The Associated Press y Toronto Star.


Los problemas datan desde la misma fundación de “Break The Floor Productions“, una compañía de danza con sede en Los Ángeles cuyos dirigentes, según alumnos y docentes actuales y pasados, perpetuaron una cultura de “sexo y silencio”.


“Break the Floor” es famosa en el mundo del espectáculo y algunos de sus exalumnos han trazado trayectoria en la música, la televisión y las redes sociales. Docentes y exalumnos de la compañía han bailado en conciertos de Lady Gaga y Taylor Swift, en los Óscar y el Super Bowl. Sus instructores han participado en programas de televisión como “Dancing with the Stars”, “Dance Moms” y “So You Think You Can Dance”.


Cuando surgió la pandemia y tuvieron que cancelarse las clases presenciales, “Break the Floor” contrató a la influencer Charli D’Amelio, cuya cuenta en TikTok tiene unos 10 mil 500 millones de seguidores, para grabar videos instructivos.


La compañía de danza fue fundada hace 22 años por un bailarín llamado Gil Stroming, quien en la década de 1990 se hizo famoso actuando en el musical “Tap Dogs” del circuito off-Broadway.


Hoy, “Break The Floor” atrae cada año a unos 300 mil estudiantes de danza, algunos de tan solo 5 años de edad, a salones de hoteles en todo Estados Unidos y Canadá para talleres y competencias.


En enero, en momentos en que la AP y el Star investigaban denuncias de abuso sexual en “Break the Floor“, Stroming anunció que renunciaba a la dirección de la compañía.


El nuevo propietario, Russell Geyser, aseguró que la actual compañía no tiene nada que ver con esas acusaciones y que las personas acusadas ya no trabajan allí.


El escándalo estalló en octubre del año pasado, cuando el Toronto Star reportó denuncias de acoso sexual y conducta depredadora por parte de instructores de “Break the Floor“.


Una adolescente nacida en Toronto denunció que un coreógrafo famoso le sugirió tener sexo apenas horas después de evaluarla en una competencia en 2012. Un bailarín de Ottawa, quien trabajaba como asistente en la compañía, denunció que ese mismo coreógrafo lo manoseó en público.


Una investigación conjunta de la AP y el Star reveló denuncias de abuso sexual que datan de los primeros años de la compañía y que incluyen al mismo Stroming.


Stroming estuvo involucrado en una serie de relaciones inapropiadas con estudiantes del programa de danza que él encabezaba, según varios exestudiantes y exdocentes.


Cuatro de estos denunciantes dicen que Stroming solía ir a fiestas o eventos con alumnas, a las que presentaba como sus novias. Siete de los denunciantes dicen que lo vieron interactuar con estudiantes de manera íntima o inapropiada. Todas las fuentes hablaron a condición de anonimato por temor a represalias o a que sus carreras resulten perjudicadas.


Una bailarina afirma que conoció a Stroming cuando ella tenía 16 años y fue a un evento de “Break the Floor” con sus padres. Él tenía tres años más que ella y era un carismático joven de 19 años que lo organizaba todo, dice la bailarina. Cuenta que en el primer evento de la compañía al que asistió, teniendo 17 años, ella y Stroming tuvieron sexo oral.


Aproximadamente un año después, poco después de cumplir los 18, dice que el coreógrafo la llevó a Nueva York, diciéndole que había organizado audiciones importantes para ella. Esa noche tuvieron relaciones sexuales en el apartamento de él. En la mañana, Stroming se fue abruptamente a Las Vegas y le dio 40 dólares para que tomara un taxi al aeropuerto. No fue a ninguna audición, dice, sino a su casa, desconsolada.


La agencia AP y el Star hablaron con el padre de la bailarina, quien dijo que en los años subsiguientes, ella le reveló las interacciones sexuales que había tenido con Stroming y que la dejaron traumatizada.


Stroming rechazó solicitudes de entrevistas. Pero en una sesión interna de entrenamiento en 2020, de la cual la AP y el Star obtuvieron una grabación, él hizo mención a su conducta pasada.


“Definitivamente yo mismo he actuado de manera inapropiada. Como estudiante estuve en relaciones inapropiadas con instructores y viceversa,. Hoy en día lo recuerdo y digo, ‘¡Dios mío! Creo que no nos damos cuenta del poder que tenemos en el mundo de la danza'”, expresó.


En un comunicado escrito entregado a la agencia y al Star, Stroming dijo: “He sido muy sincero en cuanto a que, cuando empecé la empresa teniendo 19 años, hace más de 20 años, hubo hechos inapropiados”.


“Las organizaciones de danza crean amplias oportunidades para que un adulto elija a un menor, lo seduzca y se lo lleve a un lugar a solas para abusar sexualmente de él”, expresó Hamilton.


“No es que el mundo de la danza sea distinto a cualquier otro, es que es un mundo donde los instructores han podido tener guardados sus secretos por más tiempo”, añadió.


Hamilton destacó que las organizaciones juveniles suelen usar los cuartos de hotel — usados en casos de viajes, donde los padres están ausentes — para aprovecharse del desequilibrio en la relación de poder entre docente y alumno.


portada 444.jpg