top of page
  • Aguascalientes de México

ASF detecta deficiencias en el control y supervisión del Insabi.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó deficiencias en el control y supervisión del gasto del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) para la adquisición de vacunas, vacunas caducas, plazas no autorizadas y falta de pagos de estímulos a personal.


En el Informe Individual del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2021, entregado a los diputados el viernes pasado, señala que un contrato para la adquisición de una vacuna (Triple Viral contra Sarampión, Rubeola y Parotiditis) se realizó con un procedimiento de adjudicación directa internacional abierta por caso fortuito o fuerza mayor.


Las ASF explica que dicho procedimiento pudo ser previsto, ya que “desde el 13 y 27 de julio de 2020, el Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia le informó al Insabi de las necesidades de las vacunas que integran el Esquema Nacional de Vacunación”.


Además, destaca el reporte, el Insabi no contó con un sistema informático para el control y seguimiento de las compras consolidadas de medicamentos e insumos para la salud (en las que se incluyen las vacunas) requeridos para las unidades médicas que integran el Sistema Nacional de Salud, con el fin de contar con información oportuna y confiable que contribuya “en la toma de decisiones, transparencia y rendición de cuentas en el otorgamiento de los insumos, y además asegurar el abasto de vacunas del Esquema Nacional”.


La auditoría reveló que en el almacén central de Servicios de Salud Pública de la Ciudad de México no se verificaron que se distribuyeran a las jurisdicciones sanitarias 160 mil 369 dosis de vacunas, ya que al 30 de junio de este año, estas aún se encontraban en la cámara de red de frío del almacén, superando entre 24 y 138 días los 6 meses de almacenamiento máximo de acuerdo con la normativa.


Asimismo, 9 mil 779 de dosis de vacunas en dicho almacén ya habían caducado y no informaron oportunamente al Insabi para que este solicitara al proveedor el canje de las mismas.


Por lo anterior, la ASF “emite la promoción de responsabilidad administrativa sancionatoria para que la Secretaría de la Contraloría General de la ciudad de México o su equivalente realicen las investigaciones permanentes y, en su caso, iniciar el procedimiento administrativo correspondiente por las irregularidades de los servidores públicos”.


En otra auditoría, la ASF detectó debilidades en la operación y supervisión de la aplicación de los recursos destinados a la contratación de personal médico para la atención de la pandemia por el virus SARS-CoV2 (Covid-19).


El informe detalla que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público autorizó un total de 19 mil 953 plazas del personal médico, paramédico y afín con carácter eventual. Sin embargo, encontró una diferencia de 249 pagos en nómina por 2 millones 532 mil pesos, de plazas excedentes pagadas pero no autorizadas.


Además, en el ejercicio 2021 la ASF dice que a mil 779 prestadores de servicios no se les entregó el “estímulo” acordado para quienes atendieron la pandemia, cuyo monto total alcanzó lo 363 millones 333 mil pesos autorizados para 2020 por la Secretaría de Salud y que se continuó pagando en 2021, porque la ASF considera que los criterios para otorgar ese estímulo no son homogéneos.


Agrega que de acuerdo con la convocatoria, el estímulo se debía entregar al personal en el momento de la firma del contrato, consiste en un mes de salario, pero el Insabi no proporcionó evidencia documental que acredite la autorización para otorgar el pago del 15% del sueldo base de manera quincenal.


Por otra parte, al revisar 400 perfiles de puestos que debía cumplir el personal médico, paramédico y afín contratado por el Insabi para la atención a la pandemia durante el ejercicio 2021, en 19 de ellos (4.7%), la ASF encontró la contratación personal sin el perfil y la experiencia necesarios.


Por Cecilia Reynoso

Comments


portada 444.jpg
bottom of page