• Aguascalientes de México

Aun no se alcanzan ninguno de los objetivos declarados a 3 semanas de ataques entre Rusia y Ucrania.

La guerra de Rusia en Ucrania entró el jueves en su tercera semana sin que haya alcanzado ninguno de sus objetivos declarados, a pesar de los miles de muertos, los más de dos millones de refugiados y los miles de personas parapetadas en ciudades asediadas bajo un bombardeo incesante.


Los ministros de Relaciones Exteriores de Rusia y Ucrania se reunieron el jueves en Turquía, el contacto de más alto nivel entre los dos países desde que comenzó la guerra el 24 de febrero, pero en conferencias de prensa simultáneas dejaron claro que no hubo ningún progreso.


El ucraniano Dmytro Kuleba dijo que no había conseguido ninguna promesa del ruso Sergei Lavrov de detener los ataques para que la ayuda pueda llegar a los civiles, incluida la principal prioridad humanitaria de Kiev, es decir, desalojar a cientos de miles de personas atrapadas en el asediado puerto de Mariúpol.


Lavrov no dio señales de hacer ninguna concesión, repitiendo las exigencias rusas de que Ucrania se desarme y acepte un estatus neutral. Afirmó que Kyiv parece querer reuniones por el mero hecho de reunirse y culpó a Occidente de intensificar el conflicto al armar a su vecino.


El consejo municipal de Mariúpol dijo que el puerto había sido objeto de nuevos ataques aéreos el jueves por la mañana y Ucrania dijo que Rusia cometió un “genocidio” al bombardear un hospital de maternidad allí el miércoles. Lavrov dijo que el edificio ya no se utilizaba como hospital y que había sido ocupado por las fuerzas ucranianas.


“¿Qué clase de país es este, la Federación Rusa, que tiene miedo de los hospitales, tiene miedo de las maternidades y las destruye?”, dijo el presidente, Volodimir Zelenski, en un discurso televisado a última hora del miércoles, tras publicar imágenes de los escombros, que mostraban daños masivos en el edificio.


La viceprimera ministra, Iryna Vereshchuk, dijo que Ucrania intentará abrir siete corredores humanitarios el jueves, incluido otro intento de llegar a Mariúpol. Las misiones diarias para rescatar a los civiles allí han fracasado desde el sábado.


Los objetivos declarados por Moscú de aplastar a los militares ucranianos y destituir a sus dirigentes siguen estando fuera de alcance, con Zelenski intacto y la ayuda militar occidental fluyendo a través de las fronteras polaca y rumana.


Las fuerzas rusas han avanzado en el sur, pero aún no han capturado una sola ciudad en el norte o el este. Los países occidentales han dicho que creen que un ataque relámpago planeado sobre Kyiv fracasó en los primeros días de la guerra, y que Moscú ha recurrido en su lugar a tácticas que implican asaltos mucho más destructivos.


El Ministerio de Defensa del Reino Unido dijo el jueves que una gran columna rusa al noroeste de Kiev había avanzado poco en más de una semana y estaba sufriendo continuas pérdidas. Añadió que, a medida que aumenten las bajas, el presidente ruso Vladimir Putin tendrá que recurrir a todas las fuerzas armadas para reemplazar las pérdidas.


Putin ha dicho que el avance de sus fuerzas en Ucrania se está desarrollando según el plan y el calendario previsto. Rusia califica su incursión de “operación especial” para desarmar a su vecino y desalojar a los líderes que llama “neonazis“.


Las sanciones impuestas por Occidente para apartar a la economía y al gobierno rusos de los mercados financieros internacionales han sido muy duras, y el rublo se ha hundido y los rusos se han apresurado a acumular dinero en efectivo.


En la última medida de las sanciones occidentales, Reino Unido incluyó a varios empresarios rusos en su lista negra, entre ellos Roman Abramovich, propietario del equipo de fútbol del Chelsea. Las sanciones bloquearían la venta del club, pero una licencia especial le permitiría seguir jugando y pagando salarios.


LOGO OFICIAL 2022.png