• Aguascalientes de México

Biden y la primera dama ofrecen consuelo a victimas de tiroteo en Uvalde.

El presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden ofrecieron consuelo el domingo a una ciudad presa del dolor y la ira al presentar sus respetos en un monumento a los 19 estudiantes y dos maestras asesinados durante un tiroteo masivo en una escuela primaria de Texas.


La visita a Uvalde fue el segundo viaje de Biden en tantas semanas para consolar a una comunidad de luto después de una asombrosa pérdida en un tiroteo. Viajó a Buffalo, Nueva York, el 17 de mayo para reunirse con las familias de las víctimas y condenar la supremacía blanca después de que un tirador que defendía la “teoría del reemplazo” racista matara a 10 personas negras en un supermercado.


Afuera de la escuela primaria Robb, Biden se detuvo en un monumento conmemorativo de 21 cruces blancas, una para cada uno de los asesinados, y la primera dama agregó un ramo de flores blancas a una pila frente al letrero de la escuela. Vieron altares individuales erigidos en memoria de cada estudiante, y la primera dama tocó las fotos de los niños mientras la pareja avanzaba por la fila.


Los tiroteos en Texas y Nueva York y sus secuelas pusieron de relieve las divisiones arraigadas de la nación y su incapacidad para forjar un consenso sobre las acciones para reducir la violencia armada.


“El mal llegó a ese salón de clases de la escuela primaria en Texas, a esa tienda de comestibles en Nueva York, a demasiados lugares donde han muerto inocentes”, dijo Biden el sábado en un discurso de graduación en la Universidad de Delaware. “Tenemos que ser más fuertes. Debemos ser más fuertes. No podemos prohibir la tragedia, lo sé, pero podemos hacer que Estados Unidos sea más seguro”.


Después de visitar el monumento, Biden llegó a la Misa en la Iglesia Católica del Sagrado Corazón, donde un maestro que estaba cerca levantó un cartel que decía: “Sr. Presidente, gracias por venir. Soy un profesor”. Más tarde, el presidente planeó reunirse en privado con miembros de la familia en un centro comunitario y luego con los socorristas en el aeropuerto antes de regresar a Washington, dijo la Casa Blanca. No se esperaba que hiciera comentarios formales.


Mckinzie Hinojosa, cuya prima Eliahana Torres fue asesinada el martes, dijo que respetaba la decisión de Biden de llorar con la gente de Uvalde.


“Es más que duelo”, dijo. “Queremos un cambio. Queremos acción. Sigue siendo algo que sucede una y otra y otra vez. Ocurre un tiroteo masivo. Está en las noticias. La gente llora. Entonces se ha ido. A nadie le importa. Y luego vuelve a pasar. Y otra vez”.


“Si hay algo, si pudiera decirle a Joe Biden, tal como es, que respete a nuestra comunidad mientras esté aquí, y estoy segura de que lo hará”, agregó. “Pero necesitamos un cambio. Necesitamos hacer algo al respecto.”


La visita de los Biden se produce en medio de un creciente escrutinio de la respuesta policial al tiroteo. Las autoridades revelaron el viernes que los estudiantes y maestros suplicaron repetidamente a los operadores del 911 que los ayudaran, incluso cuando un comandante de policía le dijo a más de una docena de oficiales que esperaran en un pasillo . Las autoridades dijeron que el comandante creía que el sospechoso estaba atrincherado dentro de un salón de clases contiguo y que ya no había un ataque activo.


La revelación causó más dolor y planteó nuevas preguntas sobre si se perdieron más vidas porque los oficiales no actuaron más rápido para detener al pistolero , quien finalmente fue asesinado por oficiales tácticos de la Patrulla Fronteriza.


“Es fácil señalar con el dedo en este momento”, dijo Ronnie Garza, comisionado del condado de Uvalde, en “Face the Nation” de CBS, antes de agregar: “Nuestra comunidad necesita concentrarse en la curación en este momento”.


Las autoridades han dicho que el tirador compró legalmente dos armas poco antes del ataque a la escuela: un rifle estilo AR el 17 de mayo y un segundo rifle el 20 de mayo. Acababa de cumplir 18 años, lo que le permitió comprar las armas bajo la ley federal.


Biden dijo el sábado que algo tenía que cambiar en respuesta al ataque.


“Hago un llamado a todos los estadounidenses en este momento para que se unan y hagan oír sus voces, para trabajar juntos para hacer de esta nación lo que puede y debe ser”, dijo Biden. “Sé que podemos hacer esto. Lo hemos hecho antes”.


portada 444.jpg