top of page

Bieber a punto de cerrar acuerdo por 200 millones de dólares para vender derechos de sus canciones.

La estrella del pop Justin Bieber está a punto de cerrar un acuerdo por valor de unos 200 millones de dólares para vender sus derechos musicales a Hipgnosis Songs Capital, respaldada por Blackstone Inc, informó este miércoles el Wall Street Journal, citando a personas familiarizadas con el asunto.


El posible acuerdo incluye la participación del artista canadiense tanto en su catálogo editorial como en el de música grabada, según el informe.


Hipgnosis compra catálogos de canciones a los artistas y obtiene ingresos cuando su música se reproduce por Internet o se utiliza en películas o publicidad.


Bieber saltó a la fama a los 13 años tras el éxito de su canción “Baby“. La estrella del pop reveló en junio que le habían diagnosticado el síndrome de Ramsay Hunt, que le dejó paralizada la mitad de la cara y le obligó a cancelar sus actuaciones.


El también cantante Justin Timberlake vendió en mayo los derechos de sus canciones, entre ellas éxitos como “Cry Me A River” y “Rock Your Body”, a Hipgnosis Song Management.


Blackstone e Hipgnosis Song Management Ltd anunciaron en octubre una asociación para invertir unos mil millones de dólares en la adquisición de derechos musicales y la gestión de catálogos.


El día de ayer, Justin Bieber arremetió contra la minorista H&M por poner a la venta ropa con su imagen y sus letras que, dijo, no había aprobado.


“La mercadería de H&M que hicieron de mí es basura y yo no la aprobé”, escribió Bieber en una historia de Instagram el lunes, alentando a sus 270 millones de seguidores a no comprarla.


H&M dijo por su lado que había retirado de la venta los productos relacionados con Bieber y que ya no aparecían disponibles en sus tiendas online.


“Hemos seguido todos los procedimientos de aprobación, pero mientras seguimos comprobando esto con todas las partes implicadas, los artículos han sido retirados de la venta”, dijo un portavoz de H&M en un comentario escrito a Reuters.


portada 444.jpg
bottom of page