top of page
  • Aguascalientes de México

Carlos III rinde particular homenaje durante su primer mensaje de Navidad como rey.

Carlos III resaltó este domingo la fe cristiana de su madre, la reina Isabel II, y rindió un particular homenaje a las personas que de manera desinteresada ayudan a quienes más lo necesitan, en su primer mensaje de Navidad como rey.


En el coro de la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, a las afueras de Londres, el rey Carlos III recordó la profunda creencia de la fallecida Isabel II en Dios, “la luz eterna”, y en la bondad de las personas para ayudar a los demás.


“La creencia de mi madre en el poder de esa luz era una parte esencial de su fe en Dios, pero también de su fe en las personas y es algo que comparto con todo mi corazón“, señaló.


“Es una creencia en la extraordinaria capacidad de cada persona para tocar, con bondad y compasión, las vidas de los demás y hacer brillar una luz en el mundo que les rodea”, afirmó el monarca, que pasó la Navidad en la residencia de Sandringham, al sureste de Inglaterra.


El rey resaltó la dedicación de las Fuerzas Armadas y los servicios de emergencia que “trabajan incansablemente” para mantener a la población “a salvo”, así como “los profesionales de la salud y la atención social, nuestros maestros y, de hecho, todos aquellos que trabajan en el servicio público, cuya habilidad y compromiso están en el corazón de nuestras comunidades”.


El rey reconoció las privaciones que pasa mucha gente a causa de conflictos, hambrunas o desastres naturales, así como aquellos que tratan la manera de pagar las facturas eléctricas y mantener a las familias alimentadas, debido de la crisis.


“Quiero rendir homenaje en particular a todas aquellas personas maravillosamente amables que tan generosamente dan alimentos o donaciones, o el bien más preciado de todos, su tiempo, para apoyar a quienes les rodean”, dijo.


“Nuestras iglesias, sinagogas, mezquitas, templos y gurdwaras se han unido una vez más para alimentar a los hambrientos, brindando amor y apoyo durante todo el año. Una solidaridad tan sincera es la expresión más inspiradora de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos”, subrayó Carlos III.


El monarca también recordó la visita que hizo hace unos años a Belén y a la Iglesia de la Natividad, que, dijo, fue “un deseo de toda la vida”.


“Si bien la Navidad es, por supuesto, una celebración cristiana, el poder de la luz que vence a la oscuridad se celebra más allá de los límites de la fe y las creencias”, agregó.


“Así que, sea cual sea la fe que tengas, o no la tengas, es en esta luz que da vida, y con la verdadera humildad que se encuentra en nuestro servicio a los demás, que creo que podemos encontrar esperanza para el futuro”, remarcó el monarca.


Carlos III grabó el discurso junto a un gran árbol de Navidad, decorado con materiales reutilizables, como papel y vidrio, y productos naturales como piñas.


Durante sus años como príncipe de Gales, Carlos III, de 74 años, expresó de manera regular su preocupación por la amenaza al medio ambiente y trabajó para unir a los gobiernos y al sector público y privado para encontrar soluciones a la crisis del cambio climático.


Previamente, el monarca y su familia asistieron al tradicional servicio religioso de Navidad en la Capilla de María Magdalena, en Sandringham, donde saludaron a una multitud congregada afuera del templo.


Esta es la primera vez desde 2019 que la familia real pasa la Navidad en la residencia de Sandringham, ya que en los últimos dos años se vio interrumpida esta tradición a causa de la pandemia.


Carlos III, de 74 años, y la reina consorte, Camila, de 75, hicieron el breve recorrido entre la mansión de Sandringham y la capilla, junto con los príncipes de Gales, Guillermo y Catalina, y los tres hijos de éstos, Jorge, Carlota y Luis.


También fueron a misa otros miembros de la familia, entre ellos los condes de Wessex, Eduardo y Sofía, pero los grandes ausentes han sido los duques de Sussex, Enrique y Meghan, que viven en Estados Unidos y mantienen una relación tensa con la Casa Real.


Los duques de Sussex se apartaron de la Casa Real a principios de 2020 y criticaron a la familia por no haber recibido bien a Meghan Markle, actriz estadounidense.


En los últimos dos años, la reina Isabel II había pasado la Navidad en el Castillo de Windsor, debido a la Covid-19, antes de su fallecimiento el pasado 8 de septiembre en el Castillo de Balmoral.


Comments


portada 444.jpg
bottom of page