• Aguascalientes de México

Congreso anual de Partido Conservador británico arranca en Birmingham.

El congreso anual del gobernante Partido Conservador británico arrancó en Birmingham, en Inglaterra, en medio de la creciente inquietud que predomina en el país tras el anuncio del plan fiscal del gobierno para fomentar el crecimiento, defendido de nuevo este domingo por la primera ministra, Liz Truss.


En varias entrevistas a medios locales, Truss subrayó que se trata del plan adecuado para hacer crecer la economía ante un contexto mundial muy difícil.


En declaraciones a la BBC, Truss admitió que al revelar el polémico programa de masivos recortes fiscales —sin acompañarlo de detalles sobre cómo piensan reducir la deuda acumulada— debería haber “preparado mejor el terreno” en relación a esas medidas, que desestabilizaron los mercados y sumieron a la libra esterlina en mínimos históricos frente al dólar.


“Me temo que hay un problema con que los tipos de interés van a subir por todo el mundo y tenemos que afrontarlo. Pero quiero decirle a los ciudadanos que comprendo sus inquietudes sobre lo ocurrido la semana pasada”, dijo la primera ministra.


Truss insistió en que pese a las preocupaciones ciudadanas sigue apoyando el paquete anunciado y defendió que el hecho de que se anunciara tan rápidamente se debió a que había que actuar.


“Esto es un problema global. Tenemos la guerra de (el presidente ruso, Vladimir) Putin en Ucrania, las secuelas de la Covid-19. Lo que está ocurriendo en todo el mundo es que los tipos de interés están aumentando, con lo que la Reserva Federal los ha impulsado un 4%”, dijo.


Para dar tranquilidad a los ciudadanos, remarcó que su Ejecutivo cuenta con “un plan muy claro sobre cómo proceder este invierno con el plan energético, pero también sobre cómo lidiar con el problema de la ralentización económica”.


En otra entrevista publicada hoy por el Sunday Telegraph, Truss volvió a indicar que se aferrará a sus planes y que los recortes fiscales son “esenciales” para que la economía crezca de nuevo.


“El cambio es algo que la gente podría encontrar preocupante, pero lo que estoy diciendo es que tenemos que cambiar y que el ‘statu quo’ no es una opción. No podemos continuar con la actual trayectoria de declive. Hemos de adoptar una nueva dirección”, explicó.


En defensa del titular de Economía, Kwasi Kwarteng, ante los llamamientos para que sea cesado, la jefa del Ejecutivo elogio el “excelente trabajo” que está realizando el ministro.


Sin embargo, el propio Kwarteng admitió a The Mail On Sunday que le “llegó por sorpresa” la nefasta reacción de los mercados financieros a su declaración fiscal, aunque mantuvo que está “cien por cien convencido” de que es el plan correcto para el país.


Kwarteng se enfrenta a una nueva polémica después de que The Sunday Times revelara hoy que se reunió con gestores de fondos de inversión en una recepción con champán apenas horas después del anuncio de su plan fiscal, lo que ha dado más “munición” a los que critican que el plan sólo favorece a los más ricos.


El congreso tory comenzaba en Birmingham en medio de este contexto turbulento, en el que también un nuevo sondeo de opinión elaborado por la firma Opinium sitúa a los Laboristas con una ventaja de 19 puntos por encima del partido gobernante, con un 46% del apoyo frente al 27% para los conservadores.


Rachel Reeves, la responsable de Economía del Partido Laborista, principal grupo opositor, consideró hoy en unas declaraciones a la BBC que Truss no es consciente de la alarma que su “experimento loco” está ocasionando en la economía.


“La primera ministra parece no comprender la ansiedad y el miedo (ciudadano). Esto es una crisis fabricada en Downing Street (sede del gobierno) pero son los ciudadanos normales y la gente trabajadora la que paga el precio”, dijo.


portada 444.jpg