• Aguascalientes de México

Cruz Roja describe condiciones de Mariupol como "apocalípticas."

Ucrania acusó este miércoles a Rusia de romper el alto el fuego para impedir la evacuación de cientos de miles de civiles atrapados en el puerto de Mariúpol, donde la Cruz Roja ha descrito las condiciones como “apocalípticas”.


Rusia informó que detendría sus acciones para permitir que los civiles huyan de las ciudades asediadas, pero los esfuerzos para evacuar Mariúpol parecían haber fracasado de nuevo, al igual que varios intentos anteriores desde el sábado.


“Rusia sigue manteniendo como rehenes a más de 400 mil personas en Mariúpol, bloquea la ayuda humanitaria y la evacuación. Continúan los bombardeos indiscriminados”, escribió en Twitter el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba.


“Casi tres mil recién nacidos carecen de medicamentos y alimentos”, enfatizó.


Funcionarios locales de otras ciudades dijeron que algunos civiles escaparon el miércoles a través de corredores seguros, incluyendo la salida de Sumy en el este de Ucrania y Energodar en el sur.


Sin embargo, las fuerzas rusas estaban impidiendo que un convoy de 50 autobuses evacuara a los civiles de la ciudad de Bucha, a las afueras de Kyiv, dijeron las autoridades locales en una publicación por internet, añadiendo que continúan las conversaciones para permitir su partida.


Ambas partes se han acusado mutuamente de violar el alto el fuego que permitiría evacuar Mariúpol, que las fuerzas rusas mantienen sitiada desde hace más de una semana.


El martes, la Cruz Roja calificó de apocalípticas las condiciones en el interior de la ciudad, donde los residentes se refugian bajo tierra ante los incesantes bombardeos, sin acceso a alimentos, agua, electricidad o calefacción.


Más de 2 millones de personas han huido de Ucrania desde que el presidente Vladimir Putin lanzó la invasión hace casi dos semanas. Moscú califica su acción de “operación militar especial” para desarmar a su vecino y desalojar a los líderes, a los que califica como “neonazis”.


Kiev y sus aliados occidentales lo rechazan como un pretexto sin fundamento para una guerra no provocada contra un país democrático de 44 millones de habitantes.


En los últimos días, Rusia también acusó a Ucrania de haber intentado desarrollar armas biológicas o nucleares. El miércoles, el Kremlin dijo que Washington debe explicar “los laboratorios ucranianos de armas biológicas”. Estados Unidos ya ha rechazado esa afirmación como “propaganda absurda” y acusó a Rusia de buscar pretextos retroactivos para la guerra.


El operador de las plantas nucleares ucranianas mostró su preocupación por la seguridad en Chernóbil, lugar donde se produjo el peor desastre nuclear del mundo, ya que dijo que un corte de energía causado por los combates implica que el combustible nuclear gastado no podía ser enfriado.


La guerra ha sumido a Rusia en un aislamiento económico nunca antes visto en una economía tan grande.


Estados Unidos prohibió las importaciones de petróleo ruso, lo que supone un importante cambio de política después de que la energía quedara previamente exenta de sanciones, mientras que las empresas occidentales siguieron retirándose del mercado ruso.


Como símbolo de la crudeza de las medidas, McDonald’s MCD.N anunció el martes el cierre de sus casi 850 restaurantes en Rusia. El primero, que atrajo enormes colas a la plaza Pushkin de Moscú cuando se inauguró en 1990, había sido un emblema del final de la Guerra Fría.


Starbucks SBUX.O, Coca-Cola KO.N, Pepsi PEP.O y otros hicieron anuncios similares. Heineken HEIN.AS, la segunda empresa cervecera del mundo, detuvo la producción y las ventas en Rusia y dijo que está evaluando las opciones para sus operaciones allí.


El partido gobernante ruso, Rusia Unida, propuso embargar los activos de las empresas extranjeras que se vayan. “Tomaremos duras medidas de represalia, actuando de acuerdo con las leyes de la guerra”, escribió Andrei Turchak, secretario del consejo del partido, en su página web.


El veto a Rusia, el mayor exportador de petróleo y gas, está provocando una conmoción en la economía mundial en un momento en el que la inflación en el mundo desarrollado ya está en niveles no vistos desde los años 80. Los precios de los carburantes en los surtidores se han disparado hasta alcanzar récords.


LOGO OFICIAL 2022.png