top of page
  • Aguascalientes de México

EL GORGOJO de "VERSALLES"

En un tranquilo fraccionamiento llamado Versalles, ubicado en la hermosa ciudad de Aguascalientes ocurrió un suceso impresionante.

Mientras que en sus calles estaban llenas de coloridas casas y vecinos amigables. Sin embargo, bajo la apariencia idílica, se escondía un oscuro secreto en las profundidades de las alcantarillas. Los residentes comenzaron a notar un olor fétido y desagradable que provenía de las rejillas de las alcantarillas, pero nadie parecía prestarle mucha atención. Hasta que una noche, mientras la luna brillaba en el cielo, algo se arrastró desde las sombras y emergió de las profundidades. Era una criatura de aspecto repugnante. La criatura, conocida como "El Gorgojo", tenía la piel escamosa y húmeda, y ojos brillantes como luces de neón. Sus garras eran afiladas y sus dientes sobresalían en una sonrisa maliciosa. Su presencia desencadenó el caos en Versalles.

Los vecinos se despertaban en medio de la noche por extraños ruidos provenientes de las alcantarillas. Las mascotas desaparecían misteriosamente y se encontraban rastros de baba viscosa y putrefacta en los jardines. Algunos residentes afirmaban haber visto a la criatura merodeando por los callejones oscuros, acechando a sus presas.

El pánico comenzó a apoderarse del fraccionamiento. Las reuniones vecinales se convirtieron en sesiones para buscar soluciones a la presencia de El Gorgojo. La gente discutía cómo atraparlo y deshacerse de él. Se formaron brigadas nocturnas con linternas y trampas, pero la criatura era astuta y escurridiza.

Con el tiempo, los residentes descubrieron que El Gorgojo tenía una debilidad: el agua bendita. Armados con frascos de agua bendita, los valientes vecinos se aventuraron en las alcantarillas, decididos a librar a Versalles de la amenaza.

La batalla contra El Gorgojo fue feroz y llena de peligros. La criatura se defendía con ferocidad, arañando y mordiendo a quienes se atrevían a enfrentarla. Sin embargo, los vecinos se mantuvieron unidos y finalmente lograron rociarla con el agua bendita, debilitándola y obligándola a retroceder a las profundidades de las alcantarillas.

A medida que el sol volvía a brillar sobre Versalles, la paz regresó al fraccionamiento. Los vecinos celebraron su victoria sobre El Gorgojo y se sintieron orgullosos de su valentía y unidad. Aunque sabían que la criatura aún acechaba en las alcantarillas, se sentían más seguros sabiendo que podían enfrentarla juntos.

Con el tiempo, la historia de El Gorgojo se convirtió en una leyenda urbana que se transmitía de generación en generación en Versalles. Las familias advertían a los nuevos residentes sobre la presencia de la criatura y compartían sus historias de valentía y determinación.

Así, la historia de El Gorgojo continuó siendo una parte arraigada de la historia y la identidad del fraccionamiento Versalles. Se construyeron monumentos en honor a los valientes vecinos que se enfrentaron a la criatura y se erigieron placas conmemorativas en las alcantarillas como recordatorio de su existencia.

A medida que pasaron los años, la presencia de El Gorgojo disminuyó gradualmente. Aunque todavía se escuchaban ocasionalmente susurros sobre avistamientos esporádicos, el miedo y la tensión que había invadido una vez a Versales se desvanecieron lentamente.

La comunidad de Versales se fortaleció a través de la adversidad. Los vecinos se unieron en actividades comunitarias, formaron comités de seguridad y se cuidaron mutuamente. Aprendieron a apreciar y valorar la importancia de la unidad y la colaboración para enfrentar cualquier desafío que pudiera surgir.

Con el tiempo, el fraccionamiento Versalles se convirtió en un ejemplo de resiliencia y superación. La historia de El Gorgojo se contaba a los visitantes y nuevos residentes como un recordatorio de la fuerza y el espíritu intrépido de la comunidad.

Aunque la criatura había desaparecido en gran medida, los vecinos nunca olvidaron la importancia de estar vigilantes y proteger su hogar. Se instalaron sistemas de vigilancia adicionales y se llevaron a cabo inspecciones regulares en las alcantarillas para evitar cualquier resurgimiento de la criatura o la aparición de nuevas amenazas.

Con el tiempo, la leyenda de El Gorgojo se mezcló con la realidad y se convirtió en parte de la identidad única de Versales. Los vecinos celebraban anualmente un festival en honor a su valentía y perseverancia, recordando la importancia de la unidad y la determinación en la lucha contra los desafíos que se les presentaban.

Y así, la historia de El Gorgojo en las alcantarillas del fraccionamiento Versalles en Aguascalientes se convirtió en un símbolo duradero de la fuerza comunitaria y la capacidad de superar los obstáculos más desagradables, recordándoles a todos que, juntos, pueden enfrentar cualquier criatura desagradable que se atreva a interrumpir su paz y armonía.



Comments


portada 444.jpg
bottom of page