top of page
  • Aguascalientes de México

Expolicía federal asegura que García Luna estuvo implicado en operaciones de tráfico de drogas.

“Por 45, todos en 35 hasta nueva orden”, esas eran las órdenes que, según el testimonio de un expolicía federal en el juicio contra Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública, se transmitían a través de la radio en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM) cada vez que una maleta con droga o dinero llegaba o salía.


El expolicía Raúl Arellano Aguilera, quien compareció como testigo de la fiscalía, aseguró que en lenguaje policial, este código significaba que “por una orden superior (45) debían dejar de actuar (35) temporalmente”.


Según el testigo, cuando llegaba esta orden, que solía estar vigente entre una y dos horas, y que era emitida “una o dos veces por semana”, “tenía que permanecer en mi área sin hacer revisiones o detenciones“.


Aguilera explicó que cuando empezó a trabajar en el aeropuerto, en 2007, estas órdenes le extrañaron, y pronto descubrió que estaban relacionadas con el trasiego de droga y dinero, que coincidían con la llegada de vuelos de Centroamérica y con la salida de aviones hacia Estados Unidos, y algunas veces a Europa.


A preguntas de la fiscalía, contó que un grupo de policías, entre ellos el “número dos” de la seguridad del aeropuerto, que identificó como “Israel Espinosa“, se ausentaba durante la vigencia de esas instrucciones dadas por radio y volvían después alegres.


También comentó que en el comedor, estos policías, a los que se refería como el grupo “especial” decían que había pasado “la maleta” sin problemas y se referían a dichos maletines como la “7-9” o la “40”, que, según Aguilera, eran también códigos policiales que indicaban droga y dinero respectivamente.


Además, el expolicía dijo que les escuchó decir en una ocasión: “Que todos estaban contentos, hablaban del jefe Genaro, Facundo y Cárdenas, todos recibieron su parte”, con lo que dejó entrever que dichos funcionarios estaban implicados en el tráfico de drogas que pasaba por la terminal.


Aguilera se refería a Genaro García Luna, al excomisionado de la Policía Federal, Facundo Rosas Rosas; y al también exdirectivo de este cuerpo de seguridad, Luis Cárdenas Palomino.


Según varios testigos colaboradores de la fiscalía que han comparecido en el Tribunal Federal de Distrito Este de Nueva York, los narcotraficantes Sergio Villarreal Barragán, alias “El Grande”, y Jesús “El Rey” Zambada supervisaban el tráfico de drogas en el aeropuerto de la Ciudad de México para el Cártel de Sinaloa.


“El Grande”, que fue convocado la semana pasada a testificar como primer testigo de la fiscalía, aseguró que el Cártel de Sinaloa pagaba mensualmente a García Luna 1.5 millones de dólares para asegurar su cooperación.


Comments


portada 444.jpg
bottom of page