top of page
  • Aguascalientes de México

La escaramuza charra, tradición e identidad.En los jaripeos las mujeres participaban constantemente como “Reinas”

La escaramuza charra, tradición e identidad.


En los jaripeos las mujeres participaban constantemente como “Reinas”, pues su presencia engalanaba el espectáculo. Sin embargo, a partir de la Revolución participaron activamente junto a los hombres y se le llama “escaramuza charra” porque sus evoluciones simulan o significan una revuelta o revolución. Empero, una vez formada la Asociación Nacional de Charros de México, para 1925 se nombró a su “primera reina y capitana”, la señorita Ana María Gabucio. A partir de entonces se formaron varias escuelas de equitación en que las mujeres también iban ataviadas de charras y montadas albarda. Luego apareció Rosita Lepe, quien adaptó la antigua albarda charras para mayor comodidad. Pronto aparecerían “Las Coronelas”, que fueron anunciadas como “Escaramuza charra”.

En Aguascalientes fue a inicios de la década de 1950 en que se presentó formalmente en un lienzo la escaramuza charra, pero es hasta los 60’s que nació el primer grupo de escaramuzas en el estado y como una de sus precursoras Rocío Sandoval. En 1964 se presentaron en la plaza San Marcos un “brillante grupo de chamacas, charras de pura cepa, que forma la escaramuza femenil”, integradas por Virginia Ibarra, Marta Cuellar, Ma. De los Ángeles Ibarra, Ma. De los Ángeles Macías, Marta Martín, Irma Quezada, Tita López y Elenita Hicks. Pertenecían a la Asociación de Charros de Aguascalientes.

En 1971 se llevó acabo un coleadero en el que participaron la Asociación de Charros de Aguascalientes y fue la presentación y debut de la Escaramuza Femenil de Aguascalientes. En 1979 hubo una novedad, pues se presentó en el coso San Marcos “la asombrosa escaramuza infantil de Aguascalientes”.


En 1984 encontramos a las “Escaramuzas de la Asociación de Charros” vestida como “Adelitas” en competencias formales. En ese mismo año en Aguascalientes se realizó un Jaripeo de Gala: destacaron escaramuzas que tomaron parte y sobresaliendo Alma Rosa I, de la Asociación de Charros de Vista Alegre, mientras que las subcampeonas nacionales “Las Pavitas” de la Asociación de Charros de Aguascalientes tuvieron unas evoluciones bastantes aplaudidas. Un año después en la villa Charra se presentó la escaramuza de la Universidad Autónoma de Aguascalientes que dirigía el señor Fernando Ojeda. Asimismo, la extraordinaria escaramuza femenil La Sanmarqueña. Fue hasta el año de 1989 que la Federación Mexicana de Charrería abrió las puertas a las amazonas dentro de los congresos y campeonatos nacionales.


En 1990 para darle más realce y presencia a las escaramuzas, la señora María Eugenia García de Silvestre, Coordinadora Nacional de Jueces de Escaramuzas, confeccionó nuevos reglamentos para las actuaciones de las escaramuzas, que iban desde “los atuendos y deja en claro cuál es el de faena o Adelita, el de charra o media gala”, hasta lo referente al “atuendo de gala, sombrero fino, chaqueta, falda larga, pantalón, botas y artículos de piel o textiles para los adornos”. Además, se añadía: “El reglamento es claro y preciso, en las justas oficiales nada más podrán participar las damitas que estén federadas. En el momento de la actuación de una escaramuza, únicamente podrán participar 8 representantes y deberán presentar un total de 10 ejercicios, de ellos dos obligatorios, el resto libre”.



Comments


portada 444.jpg
bottom of page